¿Cómo superar el nerviosismo?

Publicado: 6 julio 2009 de Hector Argenis Carvajal Ortiz en Salud

F_56859_2noCznxGhVnbOh0IbuDVwF3i0AbuDV

En la actualidad, las mujeresy el hombre tienen muchas obligaciones y responsabilidades que nos llenan de tensiones. Esa es una puerta que nos conduce a repetir los errores una y otra vez sin que nos demos cuenta. Nos sentimos angustiadas, presionadas e inseguras, aunque tal vez no conozcamos el verdadero motivo de tanto malestar.

El nerviosismo suele manifestarse de pronto como un estallido. Se vive siempre al borde del abismo. Cuando la exaltación nos provoca también dolores musculares es probable que nos “despertemos” y comencemos a prestarle atención a lo que nos pasa.

Todo podemos estar más nerviosos que de costumbre a causa de algún inconveniente, pero cuando este estado de alerte es permanente y, la angustia está siempre a flor de piel hay que buscar la solución, porque si el problema se profundiza se podría llegar a un ataque de pánico.

Entre los recursos para sobreponerse, tenga en cuenta que el ejercicio físico es un gran aliado para descargar tensiones. Busque un deporte o una actividad que le guste y que pueda practicar con regularidad. Puede ser algo corriente como concurrir a un gimnasio, o tal vez una elección más excéntrica, como andar en motocicleta. También puede optar por poner música en su casa, bailar y saltar.

A si mismo, es necesario que tome consciencia de que ninguna persona es capaz de controlar todas las situaciones en todo momento. Sepa que hacer las cosas lo mejor posible no nos garantiza que todo vaya a salir a la perfección. Aprenda a perdonarse sus propios errores. Cuando empiece a sentir ansiedad, hágase una pregunta: ¿es esto algo que yo podría controlar? Si la respuesta es afirmativa, haga todo lo posible por controlar la situación y luego manténgase tranquila. En el caso de que el problema se escape de sus manos, tiene que aprender a soportar la incertidumbre.

Otra dificultad que suele estar presente en las personas muy autoexigentes es la incapacidad para pedir ayuda. Tal vez considera que pedir socorro es una muestra de debilidad o de incapacidad. Esta sensación generalmente aparece junto a otras: no le gusta deber favores, odia que no puedan darle una mano una vez que usted lo pidió y necesita hacer cosas “por las suyas” para sentirse una especie de triunfador. Si usted se reconoce en esta descripción, procure comprender que las personas fuertes y seguras no tienen problema para pedir ayuda. Cuando alguien tiene buena autoestima, no siente resquemor al recibir una asistencia, ya que sabe que se la merece.

Para mejorar y cambiar hay que hacer todo lo posible para observarse día a día.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s