Demencia

Publicado: 18 octubre 2009 de Argenis Carvajal en Medicina, Salud

QUÉ ES?
Dentro del concepto de demencia se incluyen múltiples enfermedades de diversas causas.
Se caracterizan todas ellas por un deterioro adquirido con el tiempo, progresivo e irreversible, de todas las funciones intelectuales y de la personalidad; lo cual afecta a la memoria, al lenguaje, a la atención, al juicio, a la capacidad de razonamiento y por lo tanto produce perturbaciones de la conducta social.
Podemos decir que es un conjunto de enfermedades crónicas que evolucionan en un periodo como mínimo de meses, descubriéndose este deterioro a menudo de forma fortuita ya que el enfermo es poco consciente de ello.

CAUSAS
Las demencias se pueden diferenciar entre secundarias y primarias según sean producto de otra enfermedad o no.
Entre las primarias destaca, por su frecuencia, la enfermedad de Alzheimer, sobre cuya causa se está investigando intensamente en la actualidad.

SÍNTOMAS
La más frecuente de todas las demencias es la enfermedad de Alzheimer, a la que antiguamente se le denominaba demencia presenil(reservándose el término de demencia senil para aquellas que aparecía después de los 65 años).

Esta enfermedad se presenta en personas mayores con un curso lento y progresivo.

Generalmente, se inicia con perturbaciones de la memoria reciente, siendo frecuente que el sujeto no pueda repetir alguna palabra que ha leído u oído pocos minutos antes, aunque tiene perfectamente conservada la memoria de los hechos antiguos. Este déficit le hace perder los objetos usuales u olvidar dónde los ha guardado.

Con el paso del tiempo esta alteración de la memoria se va haciendo más marcada, afectando a períodos más largos, siempre desde el presente hacia el pasado.

Posteriormente se produce desorientación en el tiempo y el espacio, con desconocimiento de la fecha o la imposibilidad de orientarse en lugares poco frecuentes y posteriormente en lugares familiares, llegando incluso a desconocer su propia habitación.

Presentan alteraciones del lenguaje, siendo característico que no terminen las frases o sean entrecortadas con silencios, dando generalmente respuestas que no se corresponden con la pregunta. Todo ello hace que con el tiempo presenten dificultades para desarrollar las actividades habituales, llegando al cabo de muchos años a depender totalmente de otra persona.

El segundo grupo más frecuente de demencias es el debido a enfermedades cerebro-vasculares (ver accidente cerebrovascular).

PREVENCIÓN
Al desconocerse el origen de la mayor parte de las demencias, es difícil determinar cuáles son los factores de riesgo y cómo prevenirlos, aunque en las demencias secundarias, como las cerebrovasculares (ver accidente cerebrovascular) sí que es posible actuar sobre las causas subyacentes en la mayoría de los casos.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por la sintomatología, que suele ser progresiva: es decir, el paciente penetra en la demencia en el tiempo, no de forma inmediata.

De todas formas se deben realizar análisis de sangre, electroencefalogramas, T.A.C. y otras pruebas en determinados casos para descartar alguna de las demencias secundarias.

Tratamiento

El tratamiento, rehabilitador, pretende obligar al paciente a que esfuerce su cerebro, sobre todo en ejercicios motores y de memoria, que le permitan retrasar la aparición de ciertos síntomas.

Al existir muchos tipos de demencias y pseudodemencias, estos enfermos deben ser valorados por un especialista ya que existen tratamientos efectivos para algunas de ellas.
Estos tratamientos deben ser instaurados lo antes posible en la evolución de la enfermedad.

Así, podemos decir que algunas demencias se pueden tratar específicamente, como las debidas a:

infecciones crónicas como la sífilis
déficit de vitaminas
problemas hormonales o alteraciones de la circulación del líquido cefalorraquídeo (que es el líquido que baña el sistema nervioso central compuesto por el cerebro, el tronco del encéfalo y la médula espinal).
En el caso de las demencias para las que no existe un tratamiento específico, sí existen tratamientos paliativos (que disminuyen o eliminan los síntomas más molestos o incapacitantes), que merece la pena aplicar.

Es imprescindible el apoyo al enfermo y su familia puesto que es un problema que desborda el ámbito estrictamente sanitario convirtiéndose en un problema social.

POSIBLES COMPLICACIONES
Las derivadas de una persona que no puede valerse por sí misma, ni salir a la calle, ni vestirse, ni recordar nada.
La evolución natural de la enfermedad de Alzheimer lleva a los pacientes a quedar encamados, con la posibilidad de sufrir llagas que se infectan secundariamente.
Pueden llegar a sufrir trastornos de la deglución (dificultades para tragar), lo que les lleva a estados de desnutrición extrema y posibilidades de neumonía (inflamación pulmonar) por aspiración del contenido gástrico; con frecuencia muy graves.

PRONÓSTICO
No es bueno.
No existen terapias que ayuden a curar estas alteraciones (salvo en algunas demencias secundarias a otros procesos, que sí tienen tratamientos efectivos y, por tanto, curación o detención del deterioro); por lo que el grado de empeoramiento del paciente es cada vez mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s