Está bien estar enojado

Publicado: 25 octubre 2009 de Argenis en Consejos

El enojo es una emoción perfectamente normal. Todos nos enojamos, inclusive los bebés. Aunque es normal estar enojado, y necesario expresar el enojo, la forma como se expresa el enojo afecta cómo los miembros de la familia se sienten entre sí. Es decisión de los padres enseñarles a sus hijos maneras sanas de expresar su enojo. Si los niños ven a un adulto responder al enojo gritando, golpeando o lanzando objetos, ellos probablemente reaccionarán al enojo de la misma manera.

Por otra parte, si los niños ven a los adultos responder al enojo respirando profundamente, contando hasta diez, caminando para pensar, o anotando pensamientos y sentimientos, entonces ellos probablemente adoptarán algunas de estas técnicas cuando estén enojados. El enojo no siempre es una emoción negativa. Es una forma de decirle a los miembros de la familia que algo está mal y abre la oportunidad de solucionar problemas llamando la atención de la familia. El enojo le demuestra a otros miembros de la familia que nos importan. No desperdiciaríamos energía en alguien a quien no amamos. La clave para hacer del enojo una emoción positiva es que los miembros de la familia respondan de maneras sanas al enojo. Las respuestas sanas deben ser practicadas cuando los niños son pequeños, de manera que crezcan con las herramientas para manejar el enojo de manera constructiva.

No es malo estar enojado. Los niños no deben ser enseñados que la gente buena no se enoja o que la gente agradable guarda sus malos pensamientos para sí mismos. Aprender a expresar sentimientos es el primer paso en el manejo del enojo de una manera sana. Los padres pueden ayudar a los niños a decir sus sentimientos poniéndoles nombres a las diferentes emociones y enseñándoles a los niños que cada persona tiene sentimientos. Mirar cuadros o fotos de gente en revistas o en una parada de autobús, y adivinar cómo se están sintiendo de acuerdo a sus expresiones faciales, ayuda a los niños a decir sus sentimientos con palabras. Los niños también pueden aprender a expresar sus emociones haciendo caras frente a un espejo para mostrar sus diferentes sentimientos y emociones, y hablar de los momentos en que han sentido estas emociones.

Una vez los niños puedan identificar su enojo, necesitan ayuda para entender porqué están enojados por una situación particular. Una persona que sabe lo que causa situaciones de enojo, puede encontrar maneras de solucionar los problemas. Los niños deben ser enseñados a encontrar maneras de calmarse y pensar claramente sobre el problema. Una vez que estén calmados, pueden decidir qué situación genera enojo, lo que desean hacer para solucionar el problema, y cómo van a poner en práctica su solución. Darle la oportunidad a los niños de utilizar palabras en vez de los puños puede ayudar a desarrollar respuestas positivas al enojo a largo plazo.

Entre más vean los niños a sus padres responder en forma constructiva al enojo, y entre más oportunidades tengan de utilizar respuestas sanas, la familia tendrá mejores oportunidades de corregir las respuestas negativas al enojo. Estas respuestas negativas pueden destruir relaciones familiares. Es preferible utilizar respuestas sanas que pueden mejorar la comunicación y relaciones familiares.

comentarios
  1. Anapr dice:

    uno se puede enojar lo malo es cuando le das rienda suelta a ese enojo… saludos peke..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s