La alergia a la leche se cura bebiéndola

Publicado: 26 noviembre 2009 de Argenis Carvajal en Salud

La exposición continua a los alérgenos de los lácteos ayuda a que el organismo la tolere

La exposición continuada a los alérgenos de la leche logra “manipular” al sistema inmune para que tolere el alimento. Entre un 2% y un 5% de los infantes nace con alergia a la leche, aunque el 80% ya no tendrá este problema cuando cumpla los seis años. En el caso del 20% restante, la mejor “receta” parece tenerla un grupo de investigadores del Hospital Infantil Johns Hopkins (EEUU) que ha decidido hacer un seguimiento a varios menores con alergia a la leche que en 2008 participaron en un estudio en el que fueron consumiendo dosis en aumento de este alimento.

En España, concretamente en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, se han llevado a cabo con éxito pruebas similares en menores con alergia a la leche y al huevo. El procedimiento consiste en inducir artificialmente la tolerancia mediante una pauta de desensibilización que radica en dar pequeñas cantidades de leche de vaca o huevo, según el caso, mezclados con zumos.

En la nueva investigación, un total de 18 chicos y chicas de entre seis y 16 años recibieron un seguimiento de entre tres y 17 meses, en función de cuánto tiempo tardaban los padres en ir incrementando la cantidad de leche consumida por sus hijos.

“La exposición continuada a los alérgenos de la leche consiguió que muchos de ellos adiestraran de forma lenta y gradual su sistema inmunológico para tolerar mejor este alimento”, manifiesta los autores del trabajo que ha visto la luz en la edición on-line del “Journal of Allergy and Clinical Inmunology.

Durante el trabajo, los autores constataron que las alergias graves a la leche habían disminuido o desaparecido en todos los participantes. Pese a que se produjeron algunas reacciones leves que se fueron haciendo más leves con el paso del tiempo (picazón, náuseas o vómitos, entre otros), todos ellos pudieron consumir el alimento con seguridad en sus casas. Estos hallazgos también sugieren que el uso regular de la leche y los productos lácteos puedan resultar necesarios para que los niños mantengan su tolerancia.

Fuente: elmundo.es

comentarios
  1. Anapr dice:

    ay no me gusta para nada la leche me da nauceas,,,,,guacala,che

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s